sábado, 13 de outubro de 2012

UE. Derechos Humanos y el racismo institucional




“Pensaba que Europa no volvería a ser testigo de este tipo de situación después de la II Guerra Mundial”. Casi dos años después de estas controvertidas declaraciones de Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea y Comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía, las expulsiones generalizadas de gitanos vuelven a ser noticia.

Por un lado, proliferan en Europa programas para promover la igualdad del Pueblo Gitano, retórica humanista, e informes y legislación que buscan su protección jurídica.  Desde la proclamación de la Década de la Inclusión Gitana (2005-2015),  a la celebración de cumbres periódicas al más alto nivel institucional, la Unión Europea pretende hacer público su compromiso con la igualdad y la promoción del Pueblo Gitano.

Este soporte retórico, pero también jurídico y financiero, al menos sobre el papel, contrasta brutalmente con la situación que denuncia la organización European Roma Rights Centre (ERRC). Un cuadro general que afecta, en alguna medida, a la práctica totalidad de los estados europeos en diferentes materias: libertad de movimientos, segregación sistemática en la educación, segregación residencial, expulsiones forzosas, tráfico de seres humanos, denegación de acceso a los servicios de salud y de asistencia social, esterilizaciones obligadas, y ataques violentos contra las personas.



Nenhum comentário:

Postar um comentário